Un calzado con historia

Se cree que fueron los antiguos egipcios los que empezaron a usar la esparteña y en España, según los hallazgos, ya se calzaba el esparto trenzados en Albuñol (Granada) en el siglo sexto antes de cristo. La característica fundamental de este calzado es su suela trenzada de fibras naturales como el yute, el esparto o el cáñamo. Con el paso del tiempo, a su diseño se sumaron tipos de materiales y colores. Hoy en día se idean nuevos modelos y se reversiona el concepto cada nueva temporada según las tendencias.
El proceso de fabricación ha ido evolucionando durante los veinticinco siglos que tiene este tipo de calzado.

Como se hacen las alpargatas

El empeine normalmente consta de cuatro piezas de piel: la pala, el talón izquierdo, talón derecho y el tirante, que une una pieza con otra y taparía la costura. Estas piezas se cosen entre ellas y se realiza el picado, que consiste en hacer agujeritos en la piel para luego poder coserla a la suela.
Las suelas se realizan de yute, una planta similar al esparto.

 

 

El yute es un arbusto de tronco fibroso que se cultiva en regiones tropicales, la fibra que se extrae de su corte, es larga suave y muy fuerte y es la segunda fibra más abundante en el mundo, después del algodón.

Las canillas son carretes en los que se enrolla el yute… ¿y por qué el yute se devana en las canillas si ya viene en las bovinas? Pues porque para hacer las trenzas con las que se realiza la suela de las alpargatas, es necesario un hilo más grueso. Por ello en las canillas se unen tres hilos o cuatro dependiendo de lo ancha que se quiera la trenza.

Para darle forma a la suela usamos todo el trenzado que hemos estado haciendo anteriormente. Éste va alimentando un mecanismo que consiste en una tabla que gira, realizando el caracol, al otro extremo se llama el bigote que se remata intercalando en el trenzado con un punzón. Dependiendo de la posición de los clavos se hace una talla más o menos.

El siguiente paso es prensar la suela, para darle forma. Luego se procede a coserla.


La alpargata tiene una base de caucho, que es una resina. Se realizan unas planchas de unos de 3 milímetros de grosor, y mediante una prensa se troquela la goma. Se necesita un molde para cada numero.
La suela de caucho se une a la suela de yute con esta máquina. Para pegarla no necesita ningún pegamento ya que se calienta y la resina se funde y se filtra por el yute. Este proceso tarda 7 minutos.

Nuestros fabricantes realizan sus propias suelas. Si deseas hacértelas tú, te recomendamos estas SUELAS DE ALPARGATAS (Enlace Externo)

 

Ahora se unen la parte de arriba de piel a la suela de yute. Esto se va a hacer cosiendo. Cogemos el corte, lo encaramos, y a partir de ahí, comenzamos a dar puntadas. Se dan unos 100 puntos por alpargata. Coser un par de zapatillas necesita alrededor de unos 30 minutos. Pero todo esto lo ampliaremos próximamente en otro articulo.

Y listo, ya tenemos nuestras alpargatas terminadas. Ahora a disfrutarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − cinco =